JUEGO
DEL DÍA

The Elder Scrolls: Blades

Cumple misiones. Crea. Conquis

VER

El mundo de Tamriel vuelve a estar en peligro y sólo tú puedes salvarlo. Con unos gráficos increíbles, combates brutales y un montón de recompensas, The Elder Scrolls: Blades es una épica aventura móvil que te llevará a ese reino de fantasía que ha atrapado a los fanáticos de los juegos de rol y enamorará a quienes nunca han jugado a ninguna entrega de la serie en consola o en PC.

No desperdicies hechizos venenosos lanzándoselos a ese esqueleto con armadura. Soltarle un golpe y un espadazo será mucho más efectivo.

Blades cambia los mundos abiertos por breves misiones a través de bosques y aterradores calabozos. Tendrás que conseguir comida y tesoros mientras luchas contra malvados nigromantes y troles saltarines. Desplazarse es tan sencillo como dar toques en el lugar al que te quieres dirigir y para mover la espalda y darle una tunda a una araña basta con que presiones la pantalla y levantes el dedo.

Por supuesto, lo de usar una espada no es obligatorio. Al igual que tu aspecto, tu equipamiento también es totalmente personalizable. Los más exigentes gozarán mejorando el armamento, las armaduras y las habilidades de los personajes. Así que prepárate para templar armas y añadir hechizos para convertir un hacha normal y corriente en un hacha de acero afilada impecablemente para soltar chispas y derribar a tus adversarios con un solo golpe. Gracias a su impecable sistema de transición vertical/horizontal, los controles que te permitirán hacer todo esto pueden manejarse con una sola mano.

Jugar en modo horizontal no conseguirá que esas garras parezcan menos aterradoras.

Tanto si juegas manejando a un elfo oscuro con un amplio repertorio de hechizos como si optas por encarnar a un imperial con una impresionante armadura plateada, el principio de tu historia es el mismo. Después de unirte a un clan de guerreros proscritos, regresas a tu ciudad natal y descubres que ha sido derruida e incendiada. Esta premisa proporciona el escenario ideal para el eje constructivo del juego, en el que debes utilizar el oro y los materiales que consigas recuperar de las ruinas para reconstruir casas, plantar árboles y volver a llenar la ciudad de vida.

Entre aventura y aventura puedes echarte una buena conversación con los locales.

Las tiendas y las ornamentaciones que ocupen el lugar de los escombros atraerán a nuevos e intrigantes personajes. Algunos quieren ayudarte a combatir a bandidos o a descubrir misterios mágicos, pero otros están allí para capturarte. Unos y otros hacen de Blades un mundo dinámico en continua evolución en el que da gusto adentrarse.

    The Elder Scrolls: Blades

    Cumple misiones. Crea. Conquis

    VER