¿EN SERIO?

Aquella vez en la que salvé al mundo

PPKP

Punch Punch Kick Punch

VER

Esta mañana me desperté y había un taxi en mi habitación. Es en serio.

Bueno, en realidad, sólo una mitad del auto estaba en mi habitación, la otra estaba incrustada en el techo, a la vista de todo el vecindario. Ya sé lo que estás pensando, ¿cómo termina alguien con un taxi atravesado en el techo? No te preocupes que ya te lo voy a explicar...

Escuché disparos en la calle. Genial, otro sábado perfecto arruinado por alguna especie de mago viajando a través del tiempo. Pero esta vez, se trataba de un hombre cerdo interdimensional. Son dos cosas diferentes pero ambas resultan en lo mismo.

Monstruos por todas partes. El tumulto que se escucha afuera son nuestras fuerzas militares, reducidas al mínimo, haciendo lo posible para acabar con una especie de criatura con forma de rata gigante. No parece que lo estén consiguiendo, y yo voy tarde a yoga, así que salto por la ventana, le pego una tunda a esa bestia roedora y, de paso, recojo unas monedas. Nada fuera de lo común... Me quedo con el dinero, por supuesto. Con semejante panorama, mejor ahorrar para el futuro.

Hablando de “este panorama”, la ciudad está absolutamente destruida: no queda absolutamente nada en kilómetros a la redonda. Parece que el hombre cerdo se salió con la suya. De pronto, aparece un carpintero y se ofrece a arreglar mi casa. Por mí, perfecto porque acabo de ganar un poco de dinero en la pelea de esta mañana. ¿Ves? Estando la cosa como está, hay que ahorrar por si las moscas... Le pago y uso mi súper fuerza para arrancar el taxi de mi tejado y lanzarlo volando hacia el horizonte.

Resulta que el conductor seguía adentro, y cuando salió del auto, me ofreció viajes ilimitados en su taxi. La única condición es que yo me encargue de la gasolina. Entonces iniciamos nuestro viaje, explorando la ciudad y limpiando sus calles. En la primera parada, nos encontramos con un gigante lagarto humanoide que me estaba mirando con cara de asesino. Y sí, le di un puñetazo en la cara. ¡Se lo estaba buscando! Y cuidado, porque me quedan muchos por repartir.

¿Y ahora qué? Pues eso depende. Vas a tener que ayudarme... Esto es más que un pasatiempos, es un estilo de vida.

    PPKP

    Punch Punch Kick Punch

    VER