JUEGO
DEL DÍA

Milkmaid of the Milky Way

VER

En completa soledad. Así vive Ruth, a orillas de un fiordo. Para ser más precisos, vive en una cabaña remota, perdida en el campo, en la cima de una colina y casi al borde del precipicio.

No, Ruth no es una ermitaña como estás pensando.

Las vacas siempre están cerca de Ruth, acompañándola en todo momento. Es casi una relación simbiótica. Ruth quedó huérfana de pequeña y las vacas, bueno, no comerían si no fuese por ella. La pobre de Ruth no lleva una vida fácil. Tiene que ocuparse de la granja sin nadie que la ayude y el negocio no está funcionando de maravilla.

Y para colmo, su vida no está a punto de dar un giro para bien.

Un buen día, Ruth y su ganado estaban disfrutando del sol, cuando una nave espacial de color dorado bajó del firmamento.

Por extraño que parezca, las vacas sienten una especie de atracción especial por los pájaros. Y este “pájaro” dorado no es la excepción. De repente, la nave espacial se apodera de las amigas bovinas de Ruth.

¡Ah! Pero Ruth no se queda de brazos cruzados, sino que salta del acantilado y se mete en la nave espacial también.

“¡Suelta a mis vacas!”, le grita a los extraterrestres.

Y así comienza la aventura de Milkmaid of the Milky Way.

Una de las características más llamativas del juego es que los diálogos siempre riman. Cada vez que Ruth se encuentra con una criatura, los personajes hablan en rima. Poco importa si están amenazando su vida o simplemente conversando.

Y no sólo los alienígenas son maestros de la poesía, sino que la propia narradora también recita bonitos versos a medida que relata la historia. Si hay algo que te encantará del juego es esta peculiaridad.

Además, la combinación es muy divertida. Por un lado, tienes solemnes versos que riman a la perfección y, por el otro, una trama que no podría ser más absurda. No podrás evitar sonreír ante semejante mezcla.

El reloj marca la medianoche y Ruth sale de su cabaña. Las estrellas más visibles de la Vía Láctea brillan en el firmamento y los colores psicodélicos de la aurora boreal completan el paisaje.

La trama y el contexto del juego son tan llamativos que es imposible no sentirse atraído: principios del siglo XX en Noruega, una cabaña en la cima de un acantilado, una joven pastora y una nave espacial. Sencillamente genial, ¿verdad?

Únete a Ruth en esta misión intergaláctica para rescatar a sus vacas y aprovecha para perder tu mirada en los espectaculares paisajes del norte de Europa.

Después de todo, recién comienza esta aventura, mejor transitarla sin tanta prisa.

    Milkmaid of the Milky Way

    Juegos

    VER