JUEGO
DEL DÍA

Ordia

Lanzamientos con un dedo

VER

Eres un ojo recubierto de una viscosa masa de color turquesa que trata de emerger de una suerte de caldo primigenio. Puede que Ordia no sea muy exacto histórica o biológicamente hablando, pero, sinceramente, eso da igual.

Este juego de acción al que se puede jugar con un solo dedo es una preciosidad maravillosamente diseñada. Debes lanzarte de un punto a otro arrastrando tu dedo hacia atrás para apuntar y soltarlo para propulsarte en esa dirección.

A medida que tu valiente bolilla viscosa asciende cada vez más, los peligros se multiplican y enseguida te encuentras con amenazas, como manchas rojas con tentáculos y formas de vida vegetales (también distinguibles por un tono rojizo que implica peligro), que pueden acabar con tu carrera hacia la cima con sólo entrar en contacto contigo.

Las cavernas ocultan gusanos hambrientos que están preparados para salir y engullirte si no pasas por allí lo suficientemente rápido. Por no mencionar tus letales dobles de color escarlata que no dejan de perseguirte.

Por suerte, si cometes errores o te dejas llevar por los nervios, el único castigo que recibes es el de volver al último punto de control por el que pasaste para que puedas volver a intentarlo de nuevo.

Mientras disfrutas de sus preciosos gráficos, y sobre todo de sus maravillosos sonidos a la par que te desplazas por su fascinante universo, el juego, siempre intuitivo y satisfactorio, se enriquece con formas de vida más complejas y retos más exigentes para tu ingenio y tus reflejos.

Quizás Ordia no tenga mucho que ver con un estudio detallado de los orígenes de la vida en la Tierra, pero lo que está claro es que sus 30 niveles distribuidos a lo largo de tres mundos demuestran que este juego es absolutamente increíble. Así que no lo dejes escapar.

    Ordia

    Lanzamientos con un dedo

    VER