JUEGO
DEL DÍA

Healer’s Quest: Pocket Wand

Haz de sanador!

VER

Que te toque jugar un papel secundario en una aventura épica en la que hay otros personajes que lanzan hechizos o menean espadas gigantes siempre da pereza.

Pero eso era antes de que Healer’s Quest: Pocket Wand convirtiera al sanador en el personaje más importante de su trama.

Manejando al curandero de tu equipo nunca te expondrás directamente al peligro, situándote siempre detrás de tus cuatro aliados mientras ellos pelean. Tu trabajo es escoger a quién curas y cuándo lo haces, vigilando sus niveles de vida mientras combaten, y apuntando tu varita hacia los que más te necesiten tocando y manteniendo tu dedo sobre ellos.

Conseguir que tus artes curativas sean lo más efectivas posibles es un verdadero arte que te permitirá descubrir que es mejor mantener a Tanky, el caballero, en plena forma, porque ahí es cuando sus ataques son más dañinos, o que Gruñón el Bárbaro sólo se enfurece cuando su medidor de vida desciende.

En Healer's Quest ayudas a los héroes que están peleando, eligiendo cuándo y a quién curas.

Para vencer necesitas, además, planificar hábilmente tus movimientos estratégicos. Los hechizos curativos producen grandes estrellas azules: toca la pantalla justo cuando hacen contacto y conseguirás disparar tu salud, haciendo que baje el indicador de calor de tu varita. Tus hechizos se vuelven menos efectivos cuanto más caliente se pone, así que mantenerla fresca es crucial.

Al ir subiendo de nivel, irás consiguiendo nuevos hechizos y podrás gastar las estrellas en aumentar su potencia. Si un personaje está siendo atacado, lánzale un Stone Skin para disminuir su daño de forma significativa durante un corto periodo de tiempo y recurre a Remedy para curar las condiciones de Status.

Healer’s Quest: Pocket Wand tiene un sentido del humor realmente delicioso. El juego se burlará de ti por no escoger el modo de juego más difícil, y un grupo de bandidos insistirá en que un encuentro casual es en realidad una “emboscada cuidadosamente planeada”.

El descarado atrevimiento de algunos tramos supone que el juego no sea apropiado para niños. Pero al igual que sucede con su amable estética artesanal, esa crudeza viene espolvoreada con una gran dosis de encanto y personalidad, haciendo que esta sorprendente y divertida aventura merezca toda tu atención.

    Healer’s Quest: Pocket Wand

    Haz de sanador!

    VER