CONOCE AL DESARROLLADOR

Papá y luego creador de juegos

La llegada inesperada que ayudó a Luca Redwood a dejar su empleo.

Luca Redwood siempre había soñado con hacer sus propios videojuegos, pero nunca pensó que ocurriría de verdad. El destino lo llevaba por otros caminos.

Estudió desarrollo de software en la universidad. Encontró un trabajo estable haciendo programas de servicios financieros y se casó. Su vida parecía maravillosa, pero no era, en el fondo, lo que había soñado.

Entonces llegó algo que lo cambió todo. Su esposa estaba embarazada; un mini Redwood ocuparía pronto todo su tiempo libre.

“Me dije, ahora o nunca”, nos cuenta Redwood. “Jamás pensé en obtener el más mínimo éxito, pero al menos si probaba a hacer un juego, podría decir que lo intenté”.

Redwood ya se había involucrado en algunos proyectos secundarios, pero era hora de tomar las cosas en serio. Así que decidió que intentaría hacer el juego antes de que llegara el bebé... o se olvidaría del asunto para siempre.

Los inicios del juego de Luca Redwood.

Estaba decidido. Su gran obra sería un juego por turnos en calabozos, luchando contra villanos y recolectando recompensas. O eso pensó.

“Nunca lo planteé como un juego de combinación triple”, nos cuenta Redwood. “Repetía cambios sin parar y cada ajuste en esa dirección parecía funcionar mejor”.

Redwood llegó a hacer un montaje de su juego con notas adhesivas.

De alguna manera, todo esto desembocó en 10000000, una atractiva fusión de mecánicas de combinación, carrera y estrategia. Para cuando nació su bebé, el juego estaba casi terminado y, tras unos ajustes durante su licencia de paternidad, 10000000 se estrenaba un 25 de julio de 2012.

“Esa noche decidí celebrar el lanzamiento del juego. ¡Y la llegada del bebé, claro! Así que salí con unos amigos”, nos cuenta Redwood. “Cuando me levanté a la mañana siguiente, tenía un montón de mensajes de Skype diciendo ‘¡todo el mundo está hablando de tu juego!’”.

10000000, un puzzle retro creado en sólo nueve meses.

    10000000

    Combina para ganar

    VER

De pronto, 10000000 era protagonista en redes sociales y foros de Internet. Múltiples sitios web de juegos lo mencionaron, alabando su inusual mezcla de géneros clásicos.

Fue todo un éxito. Tres meses después del lanzamiento, Redwood dejó su trabajo de oficina y se convirtió en desarrollador indie de tiempo completo.

Jamás pensé en obtener el más mínimo éxito, pero al menos si probaba a hacer un juego, podría decir que lo intenté.

Luca Redwood

Para su segundo juego, no hubo bebé que impusiera una fecha límite.

Y Redwood siente que eso también juega a favor. You Must Build A Boat comenzó siendo una simple actualización de contenido para 10000000, pero terminó convirtiéndose en algo completamente diferente. Antes de volver a la esencia de su esquema original, claro.

“Intenté diseñar algo completamente diferente”, dice Redwood. “Con el estilo de ‘elige tu propia aventura’. Habían monstruos contra los que luchar, como en un juego de Pokémon, pero cuando quité todo eso, descubrí que era mejor”.

Su segundo juego, You Must Build A Boat, le tomó tres años.

El juego no era un simple proyecto secundario. La carrera de Redwood como desarrollador independiente dependía de este lanzamiento. “Es extremadamente estresante”, nos cuenta. “Piensas, ¿y si desperdicié tres años de mi vida?”.

En realidad, no tenía por qué preocuparse. You Must Build A Boat fue todavía mejor recibido que 10000000 por jugadores y críticos. A estas alturas, está claro que Redwood no tendrá que volver al mundo del software financiero.

Adivina cuál es el objetivo de You Must Build A Boat… Efectivamente: construir un barco.

Mientras su siguiente juego, que se estrenará a finales de año, avanza a buen ritmo, Redwood aún parece sorprendido cuando dice que es un desarrollador de juegos indie.

“Este sueño siempre fue demasiado ambicioso”, añade con su humildad característica. “Pero, oye, pensé que debía intentarlo”.

Es increíble lo que puedes llegar a conseguir cuando tienes una fecha límite, ¿verdad?

    Tienes que construir un barco

    Un recorrido más...

    VER